Hay veces no apetece tomar bebidas calientes, para evitar que el calor del té nos impida tomarlo, puedes sustituirlo por té helado. El té helado sigue conteniendo los mismos beneficios que el té normal, solo que frío. Para preparar té helado primero debemos hervir el agua y mezclarlo con la planta en infusión para que suelte la esencia. Una vez hayamos hecho esto simplemente hay que echarle hielo y dejarlo enfriar.

Show sidebar

No se encontraron productos que concuerden con la selección.